Sembrando futuro

Enrico Mazzanti

Fue el ilustrador de la primera edición completa, en 1883, de Pinocho, ese cuento del no-niño que quiere ser humano. Es el primero que comienza a darle una apariencia humana a esta famosa marioneta, aunque aún es claramente un títere.

Es bien conocido por los niños italianos, pero solamente ilustró un cuento: Pinocho. Después, graduado en ingeniería, se inclina por la ilustración de diseño y de obras científicas, en lo que se especializó. Fue el dibujante de las principales casas editoriales italianas de la época:Le Monnier,Paravia,HoepliyBemporad.