Sembrando futuro

Franciscus Van den Enden

Franciscus Van den Enden nació en Amberes en 1602. Estudió filosofía y filología clásica y ejerció la docencia en establecimientos educativos de Bélgica. En 1629 se acerca a la teología en el Theologicum Jesuita de Lovaina, hasta que en 1633 es expulsado por motivos confusos. A partir de 1652 se dedica a la enseñanza del latín, y durante este período formará bajo su tutela a Benedictus de Spinoza, quien se confiesa un claro deudor del pensamiento de Van den Enden, sobre todo en lo relativo a lo político y a sus consideraciones panteístas. En 1665 se abre un período signado por la turbulencia. Además de dar a conocer las Proposiciones, escribe la célebre epístola a Johan De Witt, proponiendo la venta de un arma naval para uso del ejército holandés en la guerra contra Inglaterra. Su ingreso en el terreno de las disputas internacionales estaba decidido. El tono ateo de sus propuestas y las sospechas de sedición ayudarán a que sea catalogado como influencia perniciosa para Amsterdam y parte rumbo a París en 1671. Finalmente será apresado por las autoridades bajo el cargo de conspiración contra Luis XIV, y ahorcado frente a la Bastilla el 27 de noviembre del mismo año.