Sembrando futuro

Pier-Paolo Pasolini

Nació en Bolonia en 1922. Hijo de un militar y una maestra, su infancia transcurrió en el norte de Italia. Entre 1942 y 1949 residió en el Friul, donde se dedicó a la enseñanza, a los estudios filológicos y a la escritura. Este período, signado por la muerte de su hermano Guido en la lucha partisana, representó para Pasolini no sólo el momento de “descubrimiento” de una lengua poética “virgen” y “absoluta”, sino también el de la radicalidad política y el de la diversidad del eros. En 1942 publicó su primer libro de versos en lengua friulana (Poesías a Casarsa) a los que seguirían varios volúmenes en friulano (reunidos en La mejor juventud, 1954) y en italiano ( Las cenizas de Gramsci,1957, y Trashumanar y organizar, 1971, entre otros). Acusado de “actos impuros”, abandonó la región materna en 1949 y residió hasta su muerte en Roma, ciudad cuya experiencia resultaría determinante tanto en su producción literaria como cinematográfica. Su primer gran éxito literario fue la novela Muchachos de la calle (1955), objeto de un proceso por supuesta “obscenidad”, a la que siguieron Una vida violenta (1959) y El sueño de una cosa (1962). En 1961 dirigió Accattone, la primera de una serie de películas entre las que se destacan El Evangelio según Mateo (1964), Teorema (1968), Medea (1970) y Saló o los 120 días de Sodoma (1975). El 1 de noviembre de 1975 fue asesinado en las playas de Ostia, en las cercanías de Roma. Trabajaba entonces en Petróleo (publicado póstumamente en 1992).