Filosofía y Política en el siglo XXI. Europa y el nuevo orden cosmopolita - AA.VV. - Akal
Sembrando futuro

Detalle del libro

titulo del libro

Filosofía y Política en el siglo XXI. Europa y el nuevo orden cosmopolita

24,00 € Comprar

AA.VV.

Editorial
Akal
Colección
Nuestro tiempo
Editor
Javier Espinosa / Paloma Núñez
Materia
Contemporánea
ISBN
978-84-460-2875-8
Dimensiones
14X21,5
N.° páginas
384
Año edición
2009
Precio sin IVA
23,08 €
Código
14453

Sinopsis

Este volumen recoge las ponencias y estudios presentados en las X Jornadas de Filosofía organizadas por la Sociedad de Filosofía de Castilla la Mancha en abril de 2007. El nexo de unión de todos ellos es abordar, desde diferentes perspectivas, el análisis de los nuevos desafíos planteados tanto a la reflexión teórica como a la actividad política por una sociedad globalizada y multicultural, tratando de contribuir no sólo a la teorización sobre nuestro mundo, sino también a la actuación sobre el mismo. Numerosos estudios ponen de manifiesto que un elevado porcentaje de nuestros jóvenes adopta actitudes pasivas e individualistas en el ámbito de la acción política. Urge, pues, un cambio de timón en nuestra forma de «abordar» la realidad si queremos comprender lo que acontece y poder fundar así los cimientos de un modelo de convivencia conforme a las exigencias de la llamada «democracia moral». Un nuevo ethos solidario de la justicia social que active la conciencia ciudadana acerca de las paradojas del progreso «frente al ethos individualista de la justicia vinculado al rendimiento personal», como señala Habermas.

Qué opinan los lectores

Añadir comentario Hay 1 comentarios sobre el libro

Cosmopolitismo global

Por José Ignacio Benito Climent / 02.10.2009 / benitocliment@yahoo.fr

"Filosofía y política ante los retos del siglo XXI: Europa y el nuevo orden cosmopolita" , que acaba de editar Akal y que recoge las intervenciones realizadas en el congreso de las "X Jornadas de Filosofía e la Sociedad de Filosofía de Castilla la Mancha", desarrolladas en Guadalajara en el 2007 con el mismo título, en las que participó nuestro ministro de educación Ángel Gabilondo, entonces catedrático de Filosofía y rector de la Autónoma de Madrid, con una conferencia en clave ontológica sobre lo común y desde el concepto de llamada heideggeriana. También acudieron otros filósofos actuales como Amelia Valcárcel, con una conferencia sobre el humanismo de Pierre Teilhard Chardin, y Juan José Tamayo, el teólogo más crítico conocido en España (condenado por el Vaticano por sus reflexiones acerca de Jesucristo), que criticó los fundamentalismos religiosos como el islamismo y el cristianismo. También intervino Daniel Raventós, doctor en Ciencias Económicas de la Universidad de Barcelona y uno de los promotores de la renta básica en España, quien planteó la posibilidad de desarrollar la renta mínima partiendo del análisis matemático, económico y estadístico como lo hacen otros países europeos (Francia por ejemplo posee el RMI). Todos ellos y algunos más discutieron sobre el estado actual de las sociedades multiculturales en las que vivimos, desde una posición también post-ilustrada kantiana. Tuve ocasión de asistir a estas jornadas como miembro de esta sociedad con una comunicación sobre la condición de inmunidad democrática en la obra de Alain Brossat , profesor de la Universidad París VIII y alumno de Foucault.

El cosmopolitismo es una actitud griega muy antigua que tuvo su mayor declive en la época de Ptolemo Söter (en el momento de la creación de la biblioteca de Alejandría bajo la dirección de éste por órdenes de Alejandro el Grande), cuando los griegos perdieron su condición de ciudadanía global al atravesar Persia junto a Alejandro Magno o por su cuenta, para instalarse en las ciudades conquistadas por el imperio. Fue también el fin del nacionalismo griego.


Al leer estos textos no podemos olvidar la influencia de las tesis que aparecen en "Empire" de Antonio Negri y Michael Hardt, donde se promulga más que una "República mundial" una "especie común" en el sentido de:

…, el deseo de la multitud no es el deseo de un Estado cosmopolita sino una especie común .

Esa nueva "especie común" es la de un militante cualquiera que pone en cuestión el orden establecido de la raza, la nacionalidad, la ciudadanía, etc. y que es heredero de las luchas revolucionarias del s. XIX y el XX.

Los estoicos fueron los primeros en defender esta posición estética frente a la vida del ciudadano del mundo, una vuelta a las raíces estoicas que Kwame Anthony Appiah también defiende como necesaria en Mi cosmopolitismo , y que mi querido profesor René Schérer complementa en su nuevo libro "Pour un nouvel anarchisme" con la tesis de que el estoicismo surgió como una nueva forma de unión de la comunidad a través de los ritos sacrificiales que el antiguo griego debía superar por medio de pruebas iniciáticas, como el canibalismo y el asesinato. Para Schérer el origen del estoicismo muchas veces es omitido a favor de la versión entusiasta u optimista del cosmopolitismo. Lo mismo sucede con el indigenismo y el mezticismo cuando se confunden con el asimilacionismo, que destruye la diferencia por medio de la obligada introducción en los procesos y efectos de asimilación. Por ejemplo los indígenas mejicanos han sido obligados a abandonar la selva para forma parte de la ciudadanía urbana sin ser reconocidos sus derechos que les hacen diferenciales, de hecho el indígena en la ciudad y el campo es maltratado mientras que el Estado mejicano defiende las tesis de mezcolanza y multiculturalismo que poseen dos vertiente diferenciadoras de este proceso indigenista, positiva y negativa, como bien ha expuesto la doctora en Ciencias Políticas de la Universidad de Grenoble, Olivia Gall, en su texto "Racismo y discriminación de género versus la construcción de la ciudadanía indígena: México (1920-2001) ".

También Ulricht Beck en su texto "La sociedad del riesgo global" aboga por una ciudadanía global, a partir de su análisis sociológico de la ciudadanía actual en los diferentes países europeos, quienes buscan una zona común en la que la asunción de riesgos para bien o para mal es un aliciente de su manifiesto cosmopolita. Si bien para él, más que ciudadanos, lo que podemos observar por las calles de Europa son zombis-vivientes, producto de las sociedades tecnificadas y administradas burocráticamente sin otra finalidad que el consumo y la doblegación de las costumbres al funcionamiento del tardocapitalismo. De hecho Ulricht Beck expone los cambios sociológicos acaecidos como el aumento de las familias monoparentales de una mujer y un hijo solos o un hombre solo. Por lo tanto, sólo nos quedan ciudadanos/as solos con sus hijos/as aislados dentro de un mundo global cada vez más hostil y más desvinculado de lo común en lo social y lo afectivo.
comentar